FILTROS DE ACEITE

Los aceites de motor, se emplean para evitar la fricción y el roce de las piezas que lo forman. Ésto sólo se consigue mediante el empleo de una película limpia de lubricante.

El empleo de filtros de aceite en los motores, tienen la función de mantener el lubricante del motor limpio, permitiendo conservar su capacidad de lubricación el mayor tiempo posible.

El aceite del motor se va contaminando con el hollín procedente de la combustión, por las partículas desprendidas del desgaste de sus piezas, así como, también por influencia del aire ambiente.

El objetivo del filtro de lubricante, es extraer las partículas abrasivas que puedan quedar suspendidas en el interior del aceite.

Gracias a ello los aceites de motor pueden emplearse durante períodos más largos de tiempo permitiendo cambiarlos con menor periodicidad.

Los filtros de aceite tienen que reunir los siguientes requisitos:

  • Un nivel de filtración recomendado por el fabricante de los componentes a proteger.
  • Los aditivos presentes en los lubricantes (que mejoran sus características funcionales) deben permanecer en el aceite y no deben ser retenidos por el filtro.
  • Larga vida útil (alta capacidad de almacenamiento de residuos).
  • Deben de estar capacitados para que sus características no cambien con la temperatura y presiones del sistema.

Tipos de filtros de aceite:

  • Roscados (spin-on)
  • Cartuchos intercambiables
  • Con valvula by-pass
  • Sin valvula by-pass